miércoles, 10 de diciembre de 2008

nuestra primera vez

Bueno, me ha salido un poco largo, y todavía no he acabado..así que por fascículos..
por otro lado, mirad la etiqueta de este post antes de seguir, a ver si vais a leer algo que no deseais!!



Habíamos quedado en una cafetería cerca del tempo de Debot, acudía como no, tarde como siempre a nuestra primera cita, si es que eso se podía denominar cita, ya que nos conocíamos desde hace ya unos meses por Internet.

Y es lo que tienen los foros, entras un día buscando una información, dejas un mensaje, te contestan…al cabo de unos meses, cuando ya estás enganchado, empiezas a conocer a la gente y empiezas a relativizar tu intimidad, pasando de un nivel de desconfianza supremo al "no se va a caer el mundo porque sepa cómo soy".

Así que dejando de un lado mi identidad secreta, le pasé mi msn, decidí dejar de esconderme bajo ese nick arbitrario que da una imagen diferida de ti para mostrarte tal y como soy. Como siempre, con la despreocupación que me caracteriza, le dí mi dirección esperando que fuera él quien me agregase, y dos semanas más tarde cuando decidí conectarme, descubrí que una dirección extraña arroba hotmail punto com que no me decía nada me había agregado.

Como sabes que usas poco el msn, y no das la dirección a todoquisque, supusiste que era él, pero en un alarde de cobardía, orgullo, timidez o todo lo anterior a la vez, esperas a que sea el otro quién abra la conversación.

Y todos mis ideales sobre que piensa en conocerme con en el mismo grado de interés que tu piensas en él caen cuando tras el primer "hola" de rigor (que será sustituido más tarde por "ey") me pregunta a bocajarro que quién era. Me identifico, con mi nick del foro para que me reconozca, y cuando estaba imaginando ya una sonrisa en su cara y empezaba a dibujarse otra en la mía, me planta un "¿no tienes foto o qué?"
Y recordé que no me había visto nunca y que el avatar que usaba en el messenger es uno antiguo que usabas en el foro, y que él sí que tenía puesta la foto.

Es entonces me fijé en su cara, es muy guapo, pensé, demasiado guapo..desde luego es una sorpresa agradable, aunque todo el mundo intenta elegir las mejores fotos para ponerlas como avatar...Aunque tu de eso yo no tengo, en las fotos que salgo bien, salgo acompañado, en las que salgo solo y medio decente, salgo haciendo el tonto o con freakadas (y no es cuestión de asustar a la gente tan rápido) y en el resto salgo directamente horrible.

Así que decidí darle mi dirección de youtube,avisando previamente del tipo de mostruito que soy, enlazando a un video donde salgo sólo yo, tocando la flauta (dulce, sin chistes :-P) y desafinando como un campeón con una canción infantil dedicada a una amiga. No puede hacer otra cosa más que reirse al ver el elemento con que se ha topado, pero menos mal que no te encuentra tan feo..aunque esto sabe todo el mundo que es cortesía..

El caso es que seguimos hablando a partir de ese momento. Las horas se conviertieron en días, los días en semanas y las semanas en un mes. Yo, que odiaba el msn, me descubrí conectándome a mi cliente msn (mercury) siempre que estaba delante del ordenador, casi siempre en "invisible" ya que sólo quería hablar con él, y la conversación con mis amigos de siempre no me llenaba tanto..empecé a pensar que estaba pillándome por él, impresión que confirmé cuando a la tercera semana me desperté pronunciando su nombre.

En nuestras charlas descubrí que no era una persona que tuviera parejas, que se consideraba hetero, pero que le daba mucho morbo las relaciones homosexuales. Habíamos hablado mucho del tema, yo siempre describiendo las diferencias entre una pareja hombre y una mujer, ya que había tenido ambas, la diferencia de hablar el mismo idioma, de tener el mismo cuerpo, las mismas necesidades, de cómo las mujeres esperan que cumplas sus expectativas y cómo su criterio es único y cómo los hombres se fían del criterio del otro. Pero no sólo hablé en términos generales, desgrané mucho mi alma al decirle que yo no era una persona convencionalmente cariñosa, que soy de los que llevan a la otra persona siempre en el mente, que no soy de llamar todos los días o pasar todas horas juntos, que soy muy celoso de mis mimos, y sólo los doy en la intimidad, que abrazo poco, pero cuando abrazo lo hago de verdad..

Pero también había un poco de tonteo, un poco de "tensión sexual no resuelta" que diría un crítico en televisión..por eso mis nervios al llegar a la cafetería, por eso el llamarlo primera cita entre grandes comillas.

Lo que me animó a quedar con él, la primera persona con la que quedaba en internet, no fue su foto del msn, ya que he conocido a muchos guapos en esta vida, sino por su cabeza, por lo que escondía su fachada. Me gustaba su forma de pensar, su línea de pensamiento, que fuera una persona desinteresada (o el dinero no fuera una de sus prioridades, que antes tenía principios), que dedicase su tiempo a ayudar a los demás e hiciera de eso su profesión, que tuviera esa sensibilidad artística (le gustaba la fotografía y me había enseñado algunos de sus retratos a gente con la que se cruzaba por la calle).

Quedamos en esa cafetería, lejos de nuestras casas, ya que yo vivía muy al norte y tardaba una hora en llegar en metro, y él que vivía en el sur de España tardaba otro tanto en avión hasta su ciudad. Pero por lo menos esa cafetería estaba muy cerca del hotel en el que se encontraba alojado por cuestiones de trabajo.

Para ese día me había puesto unos vaqueros de marca, junto con mis botas de montaña marrones, cinturón a juego, y un jersey-camiseta fuertecillo granate para ir sólamente abrigado con mi abrigo largo de paño oscuro y una bufanda de rayas marrones y grises.

Nada más entrar constaté que ya llevaba un ratito allí porque estaba disolviendo el azucar en el café, lo que me alegró, ya que eso significaba que no hacía mucho que había entrado y pedido.

No se parecía a la foto que tenía en el messenger. Era mucho más guapo. En la foto que tenía se le veía moreno por la playa, y ante mi estaba con un blanco más invernal, que no pálido, ya que el sol de su tierra había sido magnánimo con él.

Sus ojos, que ya me parecieron grandes en la foto, se me clavaban en lo más dentro de mi ser haciendo que se me erizase el vello de la nuca mientras me acercaba a él para saludarlo.

Tenía una nariz grande, aristocrática y masculina, unas negras cejas rectas como negro era su pelo corto (menos de un dedo) peinado de forma desenfada medio en cresta. Negras eran también sus largas pestañas que realzaban el verde amarronado de sus ojos.

Su boca era sencillamente perfecta, como un melocotón maduro que se abre al sol henchido de su dulce nectar. Tenía la boca medio entreabierta, enseñando sólamente un poco sus blancos dientes entre las sinuosas penumbras que hacían su labio superior sobre el inferior favorecidos por la penumbra luminosa de la cafetería a esas horas de la tarde. Quise besar esa boca desde el primer momento en que la vi.

Se incorporó nada más verme entrar, mutando su expresión del nerviosismo de la espera a un júbilo contenido luchando por salir a través de sus brillantes ojos. Al levantarse tuve primera impresión de su cuerpo.

Sabía que iba al gimnasio ya que en alguna de nuestras conversaciones por el msn lo había mencionado, pero, iluso de mi, pensaba que los gimasios tenían sobre él el mismo efecto que sobre mi, es decir, por lo cual fue una grata sorpresa ver como tras esa preciosa cara tenía un cuerpo digno de un bombero.

Era apenas dos centímetros más alto que yo, lo cual causó un efecto extraño sobre mi, acelerando por segundos mi pulso ya que normalmente con la gente que suelo interactuar es más bajita que yo, ya que a pesar de no comer pares de petit suisses de pequeño, había resultado bastante alto.

Llevaba como yo, unos vaqueros de corte más moderno, más informales si cabe, como los que llevan los surfistas, con bolsilllos caidos y en los laterales de las piernas. En la parte superior llevaba una sudadera a rayas rojas y blancas, de esas con capucha y el nombre y escudo de alguna universidad americana con letras regulares sobre su pecho, que dejaba escapar cerca del cuello indicios de una camiseta negra debajo.

Fue ya el conjunto de su suave voz pronunciando mi nombre con esa sonrisa, mientras me daba la mano acogiéndola de forma cálida en la suya, sintiendo su tacto como de cartera buena de piel, lo que acabó por descolocarme y perder toda la seguridad que normalmente tenía (de hecho era yo el que había forzado para esa cita) y fue en ese preciso instante cuando comprendí que podría hacer conmigo lo que quisiera.

Aunque eso, él no lo sabía todavía.


to be continued

11 comentarios:

Reikjavik dijo...

Vaya, empieza muy bien la historia y seguro que acaba mejor, ya estoy deseando que publiques la siguiente entrega. Que mítico eso de quedar con gente de foros. :D

Besos.

Crispín dijo...

Reik

me dejas a cuadros, estaba todo el rato pensando que era muy largo y lleno de adjetivos innecesarios..

pero me hace ilusión que lo hayas leído..

la segunda parte también la he redactado en el curro..

ahora debería ponerme con la tercera para no escribir guarrerías en e curro, porque sí, el pornonivel va subiendo..

Pues yo de foros sólo he quedado una vez con un amigo de Segovia..pero vamos, que este relato se inspira en él en las primeras dos líneas..

luego ya está inspirado en otro :-P

besos y gracias por comentar!!

mytemptation dijo...

me uno al interés en conocer cómo se desarrolla el café, la medio cita y todo lo que arrastró... y dices que ya tienes una tercera parte? esto se pone MUY interesante!!

Adrien Evans dijo...

Me encanta!!

Yo quiero una cita así de emocionante :D!!!!

Me apunto tu blog, a partir de hoy te seguiré!

Gracias por tus comments :)

Besos!

Crispín dijo...

my temp

:-) me alegro que hayas tenido el valor de leerlo entero.

me gustan tus historias mucho, pero soy incapaz de condensar tanto..lo mío si te das cuenta son detalles, y detalles..^^

adrien

te llamas igual que mi correspondent francés cuando hacía intercambios de pequeño..

pero no es por eso por lo que te leo..me ha gustado tu blog, me parece muy fresco (por frescura, no en plan guarro, aunque no se si puedo ir de inocente decirlo tras los post que pienso publicar..)

en todo caso, bienvenido al blog!!

muchos besos a los dos y gracias por comentar

Tarn dijo...

Jejeje, la verdad es que la historia está muy bien contada y no cuesta nada leerla, yo también me he quedado con ganas de saber como sigue. Yo también he tenido alguna quedada por ahí de algún foro (no era un foro exactamente, es un poco largo de explicar :P), pero sin resultados erótico-festivos :S
Besos!

Crispín dijo...

tarn

:-D

me alegra que te esté gustando..
ahora como para echarse atrás porque el tono erótico festivo va aumentando!!

ya me estoy viendo a Yes gritándome por la calle "samantha" :-P

muchos besos y gracias por comentar!!

QuijoteExiliado dijo...

Como me gustan a mí las historias estas!! Si es q en el fondo somos todos muy de relatos. Y a ti por lo visto se te da bien :p

Crispín dijo...

quijote

pues estoy descubriendo esta faceta mía que no sabía que tenía..

estoy por enviarle este relato a alguno de mis profesores de la carrera, que decían que redactaba mal...

no si en el fondo me vas a convencer de que no está mal del todo!!

muchos besos y garcias por comentar

eldiaquenosvolvimosaver dijo...

QUIERO MAS

Crispín dijo...

el día

uy..espero que no te decepcione ^^

no se yo si me vas a poder mirar igual después..aunque creo siamesa, que ya nada te asusta de mi!!

besos y gracias por comentar