martes, 1 de noviembre de 2011

interculturalidades

Últimas noticias.

En mi pueblo han "importado" la fiesta de Halloween, o "Jalogüín" como me suele gustar decir, y los niños se han lanzado, bolsa del mercadona en mano, a las calles, disfrazados para pedir caramelos casa por casa.

La primera anécdota del día es, que como he quedado para ir al cine, hemos quedado en llamarnos por teléfono porque tenían el "telefonillo" del timbre desconectado.

A la vuelta de "las aventuras de tintín, el tesoro del unicornio" mi padre me ha informado de los últimos acontecimientos.

El caso es el siguiente, ha llamado un niño a la puerta de uno de los ancianos del pueblo, éste ha salido como un loco con un cuchillo jamonero, ha agarrado al niño y se lo ha llevado a punta de cuchillo hasta su casa, donde se ha puesto a discutir con el padre y prácticamente llegan a las manos. Al final ha acudido hasta la Guardia Civil (amenazas a un menor, etc).

tejiendo futuros

Hechos anexos:
-el hombre anciano está un poco loco, de hecho es conocido por probar "el mineral" (el abono químico que se echa a los campos, veneno puro) antes de abonar los campos.
-el hombre anciano está un poco chinao porque debe ser blanco habitual todo el año de "mataviejas" o "juego" infantil que consiste en llamar al timbre y salir corriendo...así varias veces. El nombre viene de la leyenda urbana que una mujer mayor se murió del susto cuando timbraron su casa.
-seguramente ese día habrían llamado muchos niños en su casa y él no habría oído nunca lo del "jalogüín" y le sonaría que le estaban tomando el pelo.
-le han visto pasar varios padres y resto de adultos con el niño y el cuchillo, que le han seguido a prudencial distancia para no ponerle más nervioso y que hiciese alguna tontería.
-no sabemos si al final ha habido denuncia a la Guardia Civil o no.

Pues hasta aquí el fenómeno del multiculturalismo, un abuelo "irascible" que en la vida ha oído hablar de Halloween que se piensa que le están toreando y los niños que prácticamente lo han mamado en Disney Channel..

Esto me recuerda a las historias para no dormir de USA que decían que ponían cuchillas en los caramelos o los envenenaban. Otro año, además de no timbrar a ese abuelo, seguro que marcan las casas "seguras" o algo.

y después de la publicidad, más.

Update: Os informo que al abuelo se lo llevaron a Zaragoza y durmió en las dependencias de la policía.

2 comentarios:

Winnie0 dijo...

ja ja Más de un abuelo seguro que se mosquea con tanto timbre y niño pedigueño..jaja Me encantó!!!! Besos

ferendus dijo...

es una historia real!! ;)

Ktal winnie? hace ya mucho tiempo! ;)