jueves, 12 de febrero de 2009

quiero un oso en mi vida..

estos días me he estado acordando de ....(no recuerdo el nombre)..., mi osito de peluche cuando era niño.

que nadie piense que este va a ser un post de trauma infantil en plan, sufrí con la muerte de la madre de Bambi, más que nada porque nunca he visto Bambi..(es una de las cosas pendientes que he de hacer) y que este post va a ser peor.. (peor no en el sentido de la rallada del anterior anterior, pero bueno)

mi osito de peluche era alto, unos 25 centímetros, y no lo recuerdo nuevo, lo recuerdo con estragos por las múltiples lavadoras..ya que mi osito era mi mejor amigo, y aunque quede mal hablar mal de los mejores amigos, era un arrastrado de la vida..claro, que yo tampoco levantaba mucho más del suelo, y llevarlo de la mano ya era suficientemente gay como para llevarlo en brazos..

...además el nunca me llevaba a corderetas(*) tampoco, así que, en paz..

lo único que recuerdo de nuevo, eran sus ojos, que era como una pastilla plana donde estaba dibujada una aureola azul de color rosáceo, girada (siempre miraba todo de soslayo) pero no duraron mucho (un lavado creo) ya que en seguida llevaba botones como ojos..

me acuerdo elegirlos con mi abuela, ya que era mi abuela la que me cuidaba de pequeño en casa, de un cajón que tenía ella lleno de botones. Elegí unos muy bonitos, negros como el azabache, que además de ser completamente redondos (los anteriores ojos eran ovalados) tenían formas geométricas en la superficie (muy a la trasera de la blackberry actual)

he de decir, que hubo un tiempo en que llevó un ojo de cada, pero yo, chico equilibrado (al menos entonces) que era, le arranqué en cuanto pude el ojo original para que tuviera los dos iguales.

mi oso, tenía el mismo nombre que el oso de un cuento del barco de vapor. Yo aprendí a leer con cuatro años, y con cinco, cuando descubrí que el niño del cuento había puesto el mismo nombre a su oso que yo, casi me dió un chungo al saber que mi oso no era original (el frustrante inicio de mi carrera como creativo..algo así como el principito y la serpiente que se tragaba un elefante)

mi oso era azul, no se si lo he mencionado, azul cielo, y tenía una textura muy extraña, ya que tras tantos lavados, su piel estaba llena de bolitas (como las de los jerseys de lana)..

¡¡la de aventuras que pasaba con mi oso!!, no me despegaba de él: explorábamos el armario oscuro (del que no he salido aún, todo sea dicho), inventábamos atajos por debajo de las camas,  metíamos los dedos en los enchufes, (bueno, el c** de él se rajaba y luego no los metía), hacíamos conciertos con las cacerolas, pinturas rupestres por las paredes,  compartíamos los juguetes (todos para mi y él podía mirar :-P)....pero nunca me enseñó eso del nudismo (lo tuve que aprender de mayor, y eso que él iba en pelotas todo el día)

la última vez que lo vi fue después de bañarlo en el bidet de mi casa nueva.

os cuento, mi madre me había advertido que no volviera a lavar al oso (es que yo era muy pulcro desde pequeño, obsesionado con la limpieza), ya que yo lo bañaba regularmente (pero no había pillado el concepto de secado, y luego iba atrastrándolo húmedo por toda la casa) pero es que esa vez, tenía excusa de fuerza mayor (no es que estuviera sólo sucio) sino que habíamos tenido un pequeño incidente..

..tal y como cuento, no me separaba de él, ni en el baño (meaba con él de la mano) y cuando fui a meterme el dedo en la nariz (una mano en la picha, la otra en el oso...me meto el dedo de la mano que lleva el oso, es cuestión de prioridades) el oso se cruzó con el camino del chorro y como no sabía todavía eso de la lluvia dorada, pues lo que hice inmediatamente fue intentar lavarlo..

pero esta vez, sin dejarlo escurrir por allí..así que lo dejé escurriendo en el bidet después de lavarlo (es que al lavabo no llegaba..) lo que pasa que se me olvidó quitar el tapón del mismo para que se fuera el agua, vamos que se quedó en remojo para siempre..

mi madre, cuando llegó a casa después de trabajar, lo vió, lo cogió y me engañó diciendo que estaba en la lavadora..

pero NO salió de la lavadora, y eso que yo miraba después de cada lavado, y de forma aleatoria a ver si aparecía dentro...(sí, ya era así de cabezón de pequeño :-P)

hasta que me dijo que lo había tirado (y no paré de llorar....después de comprobar OTRA vez que no estaba en la lavadora)

la verdad es que es triste que llorara por eso y no por el asunto de los pollitos...que estoy pensando que no he contado nunca..pues ya se que contar en el siguiente post..y advierto que a la gente le gusta mucho esa historia mía..


y después de la publicidad, más.

(*) a corderetas = llevar a caballito

11 comentarios:

Winnie0 dijo...

Si yo pudiera....hoy recuperaría tu oso para ti. De veras. Tierno,evocador, nostálgico, melancólico...Sí, sin duda lo recuperaría para ti. Besos.

Doctora dijo...

No puedo creer que me haya conmovido tanto un texto en el que se incluía el término "lluvia dorada" T.T

Phoenix dijo...

Jooooo,¡qué bonito!
Yo aún conservo mis peluches más preciados,claro que están en Tenerife...
Y nunca fui de lavarlos demasiado,la verdad,era mi madre la que de vez en cuando,cuando ya tenían polvo como para desarrollar alergia,los metía en la lavadora XD

Quién te vería,todo mono con el osito de la mano =)

Besoo

Reikjavik dijo...

Anda, no sabía que tuvieras tu lado tierno :P Nah, coñas apartes, un post muy bonito y nostálgico aunque me has recordado al capítulo ese de los Simpsons en el que el señor Burns quiere recuperar el osito de peluche que tuvo de pequeño.

Besos oseznos.

Sísifo de Éfira dijo...

¿Cómo puede existir "una aureola azul de color rosáceo"? ¿Lo rosáceo y lo azul pueden convivir?

Crispín dijo...

winnie

el recuerdo nadie me lo quita :-)
aunque también echo de menos la parte material..

doctora

pues el siguiente post, el de los pollitos, va por ti :-D

phoenix

yo no soy de peluches, y de pequeño era el único que tenía, lo demás, coches y coches y coches (me encantaban y me siguen encantando),playmóbiles, tente, gi-goes..etc

reijk

sí, yo también me acordé de ese capítulo cuando lo ví..
pero has dejado sin comentario a kwak :-P (si es que comentare)

sísifo

sí, es algo así como el verde chorizo XD

no, es que mi memoria no lo recuerda muy bien, no se si era azul clarito, rosáceo o lila..

muchas gracias a todos por comentar y besos

mytemptation dijo...

...seguro que se fue a la pradera por donde pasean los perros que también desaparecen de sus casas y peluches un poco ya mayorcitos... es una etapa, ahora toca jugar en el mundo de los mayores, con esos de carne y hueso, duros de roer... siéntete afortunado, tuviste oso y ahora su recuerdo...

carmncitta dijo...

pues a mí también me tiró mi madre mi muñeca favorita, yo la llamaba Loli y todavía estoy traumatizada por ello :P

Kwak dijo...

No acordarte del nombre de tu peluche de la infancia tiene delito... ¡Pero mira que comparar sus ojillos con una Blackberry! xD

Fuera de bromas, a mí también me ha removido tu historia. Y síí, me ha recordado a Bobo, el oso de Burns!!!

Ala, ahora te agrego al Reader para que no se me haga tarde al comentar y no me pasen estas cosas...

Bss

Kwak dijo...

Madre mía, con cada amig@ que se ha ido de erasmus pasa igual... ¡Pero yo sólo quiero irme a 500km! En fin, los líos con los trámites, papeles que se pierdan y profes que no se enteren de nada, es lo que menos me preocupa. ¡Lo que me irrita es que todo depende del azar! En fin de aquí a septiembre me va a dar largo y tendido para una buena colección de posts sobre el tema, pero vamos, que si apruebo en septiembre tengo dos opciones: o hago uso de mis dotes persuasivos para convencer al profe de turno o me dejan hacerlo a distancia por mis santos co**nes...
Seguiremos informando xD

Kwak dijo...

Desde pequeño deboro todo lo que tiene letras cerca de mí, si a eso le sumas dos años comunes a periodismo ¿Cómo no iba a leerme los tres posts?

Además escribes de forma divertida, que lo sepas.

;)