sábado, 11 de octubre de 2008

Sobre los últimos trenes (o los primeros)

En capítulos anteriores, el episodio de la ducha francesa que relato en otro de mis post, viene patrocinado en gran medida por la insistencia de Ted de no dejar pasar el tren que se presenta delante de ti..

Este episodio ocurrió el mismo día que mi encuentro con la “mujer de moral relajada” pero bastante más tarde.
Ya volviendo de fiesta hacia casa, en el metro yo sólo ya que mis amigos viven en otra zona de Madrid que yo, y vamos en sentidos opuestos, me crucé con el típico grupo de amigos (tres) que hacen barrera en las escaleras mecánicas del metro.

Así que educado que es uno, me coloqué pacientemente detrás de ellos, ocupando el hueco en L que habían dejado.

Ante lo cual se giran y me dicen “hola” ante lo cual respondo con similar saludo. La cosa no queda allí, ellos van hablando buscando la estación XXX (que no me sonaba de nada) así que les digo que no soy de Madrid, me dicen que les suena que habían pasado por “cuatro caminos” para venir, así que les digo que mi metro va para cuatro caminos, y se vienen conmigo.

Ya en el andén, se presentan y me presento, ninguno es de Madrid, y me dicen que elija (flipo, ¿he ligado? A las 7 de la mañana? No creo, simplemente estarían volviendo a casa ya con el listón por los suelos, y yo era el último cartucho)
Sobre el hecho de elegir, yo suelo salir del paso diciendo que elegir es una de las cosas que nos obliga la vida real, pero que en mundos oníricos no hay que hacer esas cosas, pero dado que eran las 7 de la mañana y yo (y ellos) estarían más prosaicos, les dije que me quedaba con los tres, aunque hablé más con el vasco ya que era lo que más conocía.
El vasco me dice que si vivo solo, con una de esas miradas de “me voy contigo a casa” y yo claro, en vez de explicarle mi complicada infraestructura habitacional en Madrid le digo que vivo con mis padres, él que se había coscado que yo era de gotham, me dijo que no colaba, y yo de dije que estaban ese fin de semana..
Mentirijillas para no hablar de mi madreadoptiva.

Ya viene el convoy, y entro a buscar la estación XXX en la telaraña de metro. Lo más parecido es YYY pero él dice que no.

Pasado “cuatro caminos” y que no se bajan, me pongo nervioso y preocupado por ellos, me ofrezco a acompañarles en la próxima estación y preguntar al encargado de estación. El vaco rechaza la propuesta.

Al rato me dice que se va a bajar en una estación, y yo, “pues no tiene correspondencias con nada” y me dice, “para no preocupar a mis amigos, cuando me vaya donde estén ellos para decirles que se baje, tu asiente
A mi que esto me sonaba muy raro, le dije que sí, pero cuando me hace la seña para que asientiera le dije que no, y negué (para cabezón, yo, hombre)

En el mismo vagón, paradas más adelante, unos chicos que estaban de camino a un alter, me dijeron que me fuera con ellos (tengo que ponerme más esa colonia o ir en el metro más a esas horas) pero yo dije que no.

Y después de la publicidad, más

Para mi que el vasco me tomó el pelo y sabía muy bien dónde iba, y que solamente intentaba ligar conmigo. Tendría que preguntarle si era vasco de verdad, decirle algo en euskera a ver si se pispaba..Algún día caeré del guindo.


PD: conoceis la red retro?  es una asociación que se dedica a cambiar temporalmente los nombres de las estaciones de Metro de Madrid para lograr reivindicaciones.

3 comentarios:

sondra dijo...

Y si hubieran sido tres psicopatas, anda que...

eldiaquenosvolvimosaver dijo...

Lástima que en mi ciudad no haya metro. A mí no me ocurren esas cosas al volverme a casa (aunque lo cierto, es que si unos tíos se pasan de parada para bajarse conmigo, igual me da un chungo). Si es que, el que tiene "sexapil"... No se te puede resistir nada, chaval.

Me alegro de haberte visto este finde.

Besos.

Crispín dijo...

sondra: no parecían psicópatas..además podía con ellos (o al menos, salir corriendo muy muy rápido) XD

la verdad es que podrían haberlo sido, aunuqe no tenían pintas, pero como dice "miercoles" de la familia Adams´cuando le preguntan de qué se ha disfrazado en Halloween ya que lleva la ropa de diario "los psicópatas se visten de gente normal"

eldía: yo también me alegré de haberte visto, aunque sea de forma fugaz ^.^
te iba a decir, quedamos y te cuento, pero creo que te enterarás antes por el blog :-P

besos para las dos!